La clave del éxito: la conquista de tu público

Aprende cómo construir el discurso, modular la voz o dominar tu expresión corporal hablando bien en público.

Hoy nos hemos propuesto ayudarte a dominar el arte de conversar con éxito. ¿Qué tienes que hacer antes de iniciar una conversación importante? 

Puede que hagas los mejores diseños, que siempre tengas la mejor nota o que se te dé muy bien trabajar en equipo, pero eso no te prepara para una entrevista de trabajo, para pedir un aumento de sueldo o para convencer a todos tus compañeros de que tu idea es la mejor. A la hora de la verdad lo importante es saber transmitir cuánto vales en una conversación.

No te pierdas este vídeo de Julian Treasure (@juliantreasure), uno de los oradores más buscados y mejor valorados en el ámbito de la retórica. Escucha esta TED Talk y descubre cómo conquistar a tu público.

En segundo lugar, construye tu discurso pero antes, repasa nuestra lista de los 7 pecados capitales y asegúrate de que no cometes ninguno:

Siete pecados capitales para formular discursos

  1. Los cotilleos están prohibidos. Si vas a contar algo, asegúrate de que es realmente importante para tu interlocutor y, por su puesto, de que es cierto. Tendemos a no confiar en las personas que cotillean porque, como siempre han dicho nuestras madres, quienes nos cuentan un cotilleo hoy, cotillearán de nosotros mañana.
  2. No juzgues. Es muy difícil escuchar a alguien cuando sabemos que estamos siendo juzgados, evita transmitir esa sensación.
  3. Dale la vuelta a la negatividad. La gente desconecta ante las malas noticias. Busca un ángulo diferente para transmitir ilusión y energía.
  4. Deja las quejas para la barra de bar. Tus interlocutores quieren descubrir tus propuestas, tus soluciones. Puede que todo parta de tu enfado o tu protesta pero no dejes que esa mala sensación domine tu discurso.
  5. Sin excusas. Asumir tu parte de responsabilidad hará que el público se identifique contigo y se involucre en tu discurso.
  6. No exageres. Puede que pienses que los grandes datos llaman más la atención pero también reducen tu credibilidad.
  7. Deja que cada cual saque sus conclusiones. No seas dogmático, limítate a aportar los hechos y deja que construyan sobre la idea que quieres transmitir.

Ahora que estás más preparado para hablar en público y si quieres seguir cultivando este arte, pregunta en tu Universidad, seguro que encuentras talleres de oratoria o clubs de debate donde seguir practicando.

Compartir:

Posts relacionados

Deja un comentario